El tejido, la basura y la acción.


El viernes pasado tuve la suerte de ir junto a Pedro y el Ciro a una charla que dieron los chiquillos de VayaConsumismo, organizada por las secas de Fundación Lourdes, en el Centro Cultural Agustín Ross, aquí mismo en Pichilemu.

Hace rato seguía a los Vayaconsumismo, y cada vez que leía uno de sus posts pensaba en qué estaba haciendo yo, en casa y con Yavallá, para reducir basura... Y después de la charla me di cuenta que vamos super bien! Hay harto que hacer aún, pero por alguna parte se empieza cierto?

En la casa estamos bien, compramos frutos secos, huevos, verduras y frutas sin bolsas plásticas: llevamos nuestros frascos de vidrio y las bolsas reutilizables, y si se nos quedan, nos llevamos todo en la mano o en la mochila e incluso en el coche del Ciro. Yo voy para todas partes con mi botella de agua y cuando me acuerdo llevo mi tazón para pedir el café para llevar...Anoche pedimos sushi y llevamos nuestro envase para que no nos dieran uno desechable, nos sentimos muy responsables jeje.

Tenemos un hoyo en el patio para tirar la basura orgánica y hemos dejado de comprar ciertas cosas que podemos hacer nosotros (leches vegetales, tallarines, pan, mantequilla de maní, mayonesa, y ahora empezamos con el yogurt casero)...Nada mejor que hacer uno las cosas y más encima no botar basura.

  

 

En cuanto a Yavallá, me he dado cuenta que casi no genero basura. Por qué? Porque los tejidos están pensados para que el material se teja en un 99%.

En el caso de la colección Huiño y Huipún, el cordón que se teje se utiliza en un 100%, por lo tanto por ahí no hay nada que botar. Los hilos en cambio van dejando una pequeña merma, pero por cada hebra de 2 metros usada para tejer, se recortan 5cm de hilo que lamentablemente no he sabido cómo reutilizar; pero en total es muy poco... obviamente podría tratar de no botar nada nada, pero para eso tengo que perfeccionar aún más la técnica.

 

La colección Alma en cambio, por la configuración de tejido que tiene, si genera desechos, o merma de cordón, pero todos las cositas que quedan las uso para hacer llaveros y prendedores que llevo a ferias o uso para regalitos de cumpleaños. (Ya los publicaré en la página). De todas maneras es super poco lo que sobra, lo que me pone muy feliz porque la basura me perturba cada día más.

Y en cuanto a empaques y envíos, trabajo todo de papel, para que se pueda reciclar o compostar, y las cajas que uso para distribuir a tiendas son reutilizadas de las que me llegan a mi, de mis proveedores.

Así que así voy, de a poco tratando de generar menos y menos basura, haciendo el máximo esfuerzo para no botar cosas, y compartiendo mis tips para ver si ustedes también se motivan.

Que estén muy bien!